Copenhagen, Dinamarca 2014

Copenhagen, Dinamarca, la vida vikinga.

Agarré un tren nocturno de Amsterdam a Copenhagen, El tren se retrasó tanto que tuve que transbordar otro en Hamburg, Alemania (mmmm Hamburguesas). El tren se metió a un ferry y cruzamos hasta Rodvyhavn, Dinamarca, para después llegar a mi destino.

Después de un largo viaje decidí ir al hotel a dejar mis cosas y relajarme en una fresca tarde por esta ciudad llena de lugares atractivos y torres extrañas. Antes de llegar al hotel fuí recibido por una plaza con una linda fuente de dragon y el edificio del Ayuntamiento, imperdibles.

Cerca del hotel, a dos cuadras se encontraba el palacio de Christiansborg y su puente de marmol el Marmorbroen. Este palacio alberga oficinas burocráticas y tambien es usado para asuntos de la realeza. Este palacio se encuentra en una isla llamada Slotsholmen, la limpieza del agua que las rodea es preservada con recelo, ya que, hasta existe cada año una competencia de nado alrededor de dicha isla. Las construcciones cercanas y el mismo palacio empezaron su construcción en el año 1167, masomenos el año en que nací   :P.

En la misma isla tambien esta el edificio de Borsen, su arquitectura me agradó mucho y su torre con 4 dragones entrelazados es espectacular. Es la bolsa de valores mas antigua de Dinamarca y funciona como tal desde el siglo 17.

Al siguiente dia decidí ir a pasear por el muelle y malecón. Encontrandome con un templo barroco con una torre atractiva, un chapitel en espiral, el templo Vor Frelsers Kirke.

Mas adelante se encuentra un muelle famoso y lugar preferido para ir de fiesta y bar, el Nyhavn. Este muelle data del siglo 17 y desde ese entonces era usado como lugar de ocio. También denotan hoteles de vistosos colores y hasta barcos que fungen como hoteles también.

Seguí mi caminata por el malecón viendo edificios con pulcra arquitectura y una ciudad sin ninguna basurita. El uso de bicileta es común y una sociedad utópica tiene mas posibilidades de ser en esta región.

Siguiendo al norte por el malecón te puedes encontrar con un complejo de 4 palacios, en el cual se encuentra el palacio de Amalienborg, el palacio de Christian VII y VIII, y el último de Federico VII. Que quién fueron estos personajes?… Puro burgués amiguitos. Este complejo de palacios es el actual hábitat de la familia real Danesa. Y el fondo de este complejo se ve adornado con una iglesia de marmol rococo tallada por los mismos picapiedras, la iglesia luterana de Frederik (Eagan III no. Dato ñoño de los 90’s).

Después de quedarme a molestar a los guardias reales, decidí huir antes de ser arrestado. Seguí caminando hacia el norte de la ciudad para encontrarme con una mini iglesia muy vistosa, St Alban y un fuerte militar llamado Kastellet, dicho fuerte alberga un molino de viento muy bonito y conservado. La mayoria de las construcciones de la ciudad datan del siglo 17, supongo que fué su epoca dorada de poderio comercial, después de dejar la Vikingacia (proviene de vikinguear, Yo vikingueo, Tu vikingueas… y así).

Pensé que el fenómeno del Manekken Pis de Bruselas no se iba a repetir, pero aqui en Copenhagen existe una estatua llamada «La pequeña Sirena», una estatua que pasa de largo si no te pones abusado. Pero que se rodea de turistas por una simple foto. Tienes una super ciudad y te pierdes con una estatua, yo paso, guardo memoría de la cámara y la ignoro.

Siendo el Kastellet un punto de retorno, regresé rumbo al centro de la ciudad es ahí que mi GPS me decia «gira a la derecha te estas perdiendo el castillo Rosenborg», bueno como mi GPS manda, me fuí a ver dicho castillo. La verdad es un castillo peculiar, rodeado de vastos jardines donde puedes ir a acostarte como vaca lechera. El castillo es vistoso, más bién parece una casona. Pero el contraste con sus jardines y sus torres le da un toque especial. El castillo es museo y exhibe colecciones de la realeza Danesa.

Tocaba el turno de ver la vida contemporanea de la ciudad. Me encaminé hacia el centro, el cual aparte de edificios modernos también esconde secretos del siglo 17, uno de esos son las plazas, el Nikolaj, la Torre Redonda (asi se llama) que actualmente es usada como museo planetario y la fuente Stork (regalo burgues del siglo 19 a otro Frederik).

Copenhagen es una ciudad que tiene todo. Seguridad, trabajo, limpieza, un ayuntamiento que hace bien su trabajo. Y por eso yo le doy el globo de oro a la ciudad mas limpia y segura de Vikinglandia.

Mis días en Copenhagen terminaron, pero es un destino al cual se puede regresar una y otra vez, sin llegar a hartarse. Una región por la que vale la pena ser Vikingo y conquistar en nombre de ella.

Continuará…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s